Usted esta aquiGUÍA DEL PATRIMONIO NATURAL DE ALMERÍA / 5. LOS GRANDES MACIZOS MONTAÑOSOS

5. LOS GRANDES MACIZOS MONTAÑOSOS


 

Se tratan en este capítulo aquellos complejos serranos donde se hallan representados, al menos, cuatro de los seis termótipos mediterráneos, desde el termomediterráneo al oromediterráneo, o con cotas superiores al los 2.000 m de altitud. Desde el punto de vista fitosociológico, destaca la presencia de la Provincia Bética (Subprovincia Bética), en la que se localizan las sierras de Gádor, Nevada y Los Filabres.

Además, es de reseñar la influencia en la Sierra de María de la Provincia Íbero-Levantina (Subprovincia Castellano-Maestrazgo-Manchega). Un conjunto corológico complejo y donde interactúa la Provincia Murciano-Almeriense.

Las precipitaciones oscilan entre los 400 y los 700 mm, siendo el sector más húmedo de la provincia y correspondiente con los altos relieves de las cordilleras Béticas. Por otro lado la Alta Alpujarra, con precipitaciones superiores a los 400 mm, constituye, junto con la alta montaña, uno de los sectores más lluviosos de la provincia, participando de los rasgos publiométricos que caracterizan al clima subtropical mediterráneo del litoral granadino y malagueño, siendo el único de los sectores almerienses con nítida vocación atlántica.

Desde el punto de vista geomorfológico, corresponden a la Orogenia Alpina, estando representados diferentes mantos geológicos como el Nevado-Filábride, el Alpujárride y el Maláguide. Presentando todas ellas singularidades en este contexto, sólo se profundizará en tal aspecto en la sierra de Gádor. Entre su fauna destacan diferentes especies de ropalóceros, que han hecho que la Consejería de Medio Ambiente las declarase como Zona de Interés Lepidopterológico.