Últimos hallazgos de interés


Alga unicelular (acetabularia)Una reciente publicación de la ONG Oceana, ponía al descubierto ciertos secretos que este mar, cuna de civilizaciones, alberga en su interior.

Los especialistas, a bordo del buque de investigación Oceana Ranger, con la ayuda de un robot submarino (ROV) y en colaboración con la Fundación Biodiversidad, examinaron durante 2006 la vida marina existente en el Macizo de Chella o Seco de los Olivos, frente a las costas de Almería. Con este robot se ha estudiado una zona de más de un kilómetro cuadrado a unas profundidades entre los 75 y los 240 metros.

Las primeras filmaciones submarinas de este singular promontorio submarino demostraron la gran variedad de formas de vida que pueden encontrarse en ella. Desde importantes concentraciones de corales y gorgonias, a cetáceos como el delfín mular y el calderón común como habitantes de estos lugares. Algunas de las especies encontradas aquí han sido por primera vez mencionadas en el litoral almeriense y demuestran el alto valor ecológico de esta zona. El lugar presenta también importantes extensiones de bosques de algas pétreas o maërl y ecosistemas de arena.

Entre las especies identificadas se encuentran dos tipos de corales árbol (Dendrophyllia ramea y Dendrophyllia corninegra), diferentes gorgonias o abanicos de mar, como las gorgonias látigo (Viminella flagellum y Elisella paraplexauroides), gorgonia cable (Eunicella filiformis), gorgonia espinosa (Eunicella verrucosa), gorgonia roja (Paramuricea clavata), e incluso corales negros y otras muchas en las que aún trabajan los especialistas de Oceana para su identificación.

Medusa (Rhizostoma pulmo)También existen en el Seco de los Olivos otras especies del grupo de los corales, como anémonas tubo (Cerianthus sp.), anémonas coloniales (Epizoanthus sp.), plumas de mar (Pennatula rubra, Funiculina cuadrangularis o Virgularia mirabilis), plumas redondas (Veretillun cynomorium), manos de muerto (Alcyionum palmatum) o corales blandos (Parakyonum spinulosum).

Lamentablemente, este paraíso marino no está libre de amenazas. Además de basuras, sus fondos albergan marcas de arrastre de fondo que han dañado algunos lugares y muchos artes de pesca perdidos, que según una estimación de Oceana llega a ser de uno cada 50 metros.

La lista, además cuenta con gran número de peces - como rubios (Trigloporus lastoviza), rapes (Lophius sp.), anguilas serpiente (Ophisurus serpens), trompeteros (Macrohamphosus scolopax), cabrachos (Scorpaena scrofa), torpedos (Torpedo nobiliana), pintarrojas (Scyliorhinus canicula), congrios (Conger conger), brótolas de fango (Phycis blenoides), brótolas de roca (Phycis Phycis), salmonetes (Mullus sp.), tres colas (Anthias anthias), cabrillas (Serranus cabrilla), jureles (Tachurus trachurus), chavos (Caprus aper)-, crustáceos -langostas (Palinurus elephas), ermitaños (Dardanus calidus), cangrejos reales (Callapa granulosa), gambas esqueleto fantasmas (Pseudoprotella phasma)- moluscos, -sepias (Sepia officinalis), sepiolas (Sepiola sp.) y pulpos (Octopus vulgaris)-, equinodermos: cohombros reales (Eostichopus regalis), estrellas cesta (Astropartus mediterraneus), estrellas peine (Astropecten aranciacus), erizo de hondura (Echinus acutus), estrellas de patas largas (Chaetaster longipes), erizos de arena (Spatangus purpureus), erizos corazón gris (Brissus unicolor), sipuncúlidos, bonelias (Bonellia viridis), esponjas: esponja calcárea (Thenea muricata), esponja oreja de elefante (Spongia agaricina), esponjas tubulares (Aplysina aerophoba) o esponjas arbóreas (Axinella sp.), tunicados: ascidias coloniales (Diazona violacea), gusanos poliquetos, gusano tubícola rojo (Serpula vermicularis), entre otras.

Sepia (Sepia officinalis)“Hemos podido comprobar comportamientos curiosos, como una langosta desenterrando y consumiendo un erizo, o un cangrejo ermitaño devorando una medusa luminosa (Pelagia nocticula), la especie que este año ha provocado mayor número de atenciones sanitarias en las playas españolas, O que las llamadas gorgonias rojas son aquí en su mayoría, completamente amarillas”, declaraba Ricardo Aguilar, Director de investigación de Oceana para Europa.

Desde hace cinco años Oceana lleva indicando al Gobierno español la importancia de este lugar frente a nuestras costas dentro del Mediterráneo por la concentración de especies protegidas que alberga, pero hasta ahora no disponía de pruebas tangibles sobre la vida en sus fondos. Por esta razón, la organización conservacionista en su Expedición 2006 centró parte de su trabajo en documentar esta zona con la tecnología capaz de filmar a esas profundidades para poder así, tener el soporte científico necesario para impulsar su protección.

Para Xavier Pastor, Director de Oceana para Europa, “Los resultados son espectaculares. Pocos lugares en nuestras aguas tienen esta biodiversidad e importancia. Confiamos en que el Gobierno español con estas pruebas o evidencias, como dirían los anglosajones en sus manos actué rápidamente y proteja la zona como se merece”.

Oceana ha manifestado su interés en poner a disposición de la comunidad científica interesada las más de 12 horas de filmación marina que ha realizado de estos fondos para su análisis detallado.

Alnitak y la Sociedad Española de Cetáceos (SEC) ya llevan trabajando muchos años en la superficie marina de esta zona y la han señalado como un área de especial interés por la abundancia de delfines, lo que por si sólo ya la haría merecedora de un estatus de protección según el nuevo Proyecto de Ley de Parques Nacionales presentado recientemente por el Gobierno español. Alnitak y la SEC llevan solicitando desde hace varios años su inclusión en la lista de propuestas de LIC (Lugares de Interés Comunitario) de la Directiva Hábitat de la Unión Europea debido a su carácter de hábitat de especial interés para el delfín mular. La comprobación de que sus fondos también albergan una rica fauna, revaloriza aún más su potencial como futura área protegida.

 

Bosques submarinos

Bosques submarinos formados por praderas de fanerógamas marinasEl estudio de detalle de fondos marinos frente a las costas almerienses realizado por Oceana se complementó con otra investigación sobre praderas de fanerógamas marinas. El objetivo era estudiar y documentar importantes comunidades de Cymodocea nodosa y Zostera marina.

Como trasfondo de este interesante estudio se encuentra el dato alarmante de que en los últimos 20 años se han perdido en todo el mundo casi 3,5 millones de hectáreas de estos bosques submarinos.

El objetivo fue que dos de las comunidades de fanerógamas más emblemáticas de Europa y el Norte de África, incluyendo el Mediterráneo, se estudien para solicitar su protección y la puesta en marcha planes de recuperación de las zonas degradadas.

AscidiaUno de los objetivos de este estudio fue presentar a principios de 2007 a la Unión Europea una propuesta de inclusión de estas especies mediante un informe catalogado y documentado para proteger las comunidades de Cymodocea y Zostera, al igual que se hizo en su momento con las praderas de Posidonia oceanica en el Mediterráneo; y proponer un plan de gestión que abarque una zona más

Pese a la importancia de estas praderas marinas, sólo Posidonia oceanica está incluida en la legislación europea como hábitat protegido y prioritario. Sin embargo, el resto no goza de esta protección. La pérdida de estos bosques sumergidos lleva un ritmo superior al de los bosques tropicales. En el Mediterráneo se ha perdido ya casi el 50% de su extensión.

La biología se define como una ciencia no exacta. No existen axiomas imperturbables. Y la investigación científica nos engalana con nuevos hallazgos, que constituyen el acicate para seguir investigando en el Mar de Alborán.