Praderas de Posidonia oceanica


Praderas de posidonia y salemasUno de los fondos más singulares del litoral almeriense es el constituido por las praderas de posidonia (Posidonia oceanica), las más extensas del litoral andaluz. Esta fanerógama marina, no es un alga, sino una planta que posee rizomas, hojas que pueden llegar a medir más de un metro, flores y un sistema radicular. Para su normal desarrollo necesitan abundante luz, por lo que se hallan en aguas superficiales, escaseando a partir de los 20 m de profundidad. Desde el punto de vista ecológico, poseen un extraordinario valor, actuando sobre el medio que las rodea de diferentes formas. Por un lado, contribuyen positivamente a la oxigenación del agua marina e, incluso, a su limpieza, atrapando las partículas sedimentarias que quedan en suspensión. Por otro, sus rizomas favorecen la fijación de los sustratos arenosos sobre los que se asientan, lo que, unido a su capacidad de amortiguar el oleaje, incide en la disminución de los procesos erosivos de las zonas litorales. Estas praderas submarinas, denominadas popularmente algueros, han sido diezmadas durante las últimas décadas, principalmente por la pesca de arrastre, aunque aún ocupan extensas áreas sobre sustratos arenosos y a veces también sobre roca.

Posidonia oceanicaPosidonia oceanicaOtra de las características de esta comunidad endémica del Mediterráneo es su capacidad de albergar a una rica y variada fauna y flora, alcanzando unos índices de biodiversidad muy elevados. Entre las algas macroscópicas presentes en este hábitat y en los fondos rocosos destacan las verdes (clorofíceas), como la lechuga de mar (Ulva sp.), las pardas (feofíceas) y las rojas (rodofíceas), algunas de estas últimas de aspecto coralino como consecuencia de su elevado contenido en calcio. Al amparo de estas praderas viven y se refugian multitud de crustáceos, moluscos como los cefalópodos o las bellas liebres de mar (nudibranquios), equinodermos como la estrella roja (Ophidiaster ophididianus) o la holoturia (Holoturia forskali), gusanos marinos y diversas especies de poríferos (calciesponjas y demosponjas). La nacra (Pinna nobilis), un bivalvo en peligro de extinción que suele vivir al amparo de los rizomas de estas plantas.

Doncella (Coris julis)Espetón (Sphyraena viridensis)Los peces aparecen representados por muchas especies utilizando a estas praderas, no sólo como área de alimento y refugio, sino como zonas de puesta y de crecimiento de sus alevines. Algunas como la lubina (Dicentrarchus labrax), el mújol (Mugil cephalus), el tordo, el serrano (Serranus scriba), la doncella (Coris julis), el espetón (Sphyraena viridensis) o diferentes especies de góbidos, como el gobio anémona (Gobius bucchichii), son bastante representativos de estos fondos. Sorprende la presencia de caballitos de mar (Hippocampus guttulatus) que se sujetan con su cola a las hojas de la posidonia. También abundan los espáridos como salemas (Sarpa salpa), doradas (Sparus aurata), pargos (Sparus pagrus), herreras (Lithognathus mormyrus), aligotes (Pagellus bogaraveo), obladas (Oblada melanura), brecas (Pagellus erythrinus) y sargos como el común (Diplodus sargus), el imperial (Diplodus cervinus) o la mojarra (Diplodus vulgaris).

Estrella (Echinaster sepositus)

Aiptasia mutabilis

Calciesponja (Clathrina clathrus)

Holoturia (Holothuria forskali)

Jarrera o Herrera (Lithognathus mormyrus)

Nacra